Los Chikos del Maíz

Los Chikos del Maíz

Estilo: Hip-Hop/Trap




Los Chikos del Maíz

Tras anunciar su disolución en 2016 con una gira de despedida presentando el ep “Trap Mirror”, donde dije digo digo Diego y en 2019 Los Chikos del Maíz se reúnen de nuevo y editan un nuevo disco Comanchería. Para este disco han decidido rodearse de buenos cómplices como Kase.O, Zatu, Ana Tijoux, David (La Maravillosa Orquesta del Alcohol) entre otros.

Desde su formación en 2005, los valencianos asumieron sin disimulos posturas políticas radicales y se han definido como militantes del marxismo científico y como antifascistas, sabiendo combinar como nadie el rap y rock más combativo para acercar a los seguidores de una corriente hacia la otra y viceversa.

En sus letras ácidas combinan el sarcasmo y la chulería propia del género con múltiples referencias literarias y cinematográficas, y constantes alusiones a la cultura popular y a los tabúes políticos, hablando sin pelos en la lengua del terrorismo, la monarquía o la propia escena del hip hop nacional.

Para titular sus discos echaron mano de nombres ocurrentes que siempre hacen referencia a clichés de la cultura popular o con connotaciones intelectuales (Pasión de Talibanes, El de en Medio de los Run DMC, Tú al Gulag y Yo a California, Revisionismo o Barbarie, No Gods, No Masters, No Hipsters o No Somos Indies con Flequillo (Pero También Tenemos Derecho a Sonar en Radio 3).

En su biografía comienzan diciendo que el rap comprometido, el rap incorrecto, el rap político en español tiene un nombre, el suyo, y se declaran abiertamente rojos, citando a Adorno en sus entrevistas, admitiendo la actitud machista de sus inicios y su voluntad de incorporar una visión feminista y crítica a su discurso o publicando libros como “¡Abajo el Régimen!” en el que Nego, uno de sus dos rappers, dialoga con Pablo Iglesias, que dirigió uno de sus vídeo-clips antes de convertirse en un personaje relevante en la política española.

Otros nombres de la izquierda como los de Errejón, Tania Sánchez o Alberto Garzón aportaron textos a su anterior disco, “La Estanquera de Saigón” (BOA Records, 2014), pero desde que alcanzaron las instituciones del Estado parece haberse diluido el idilio y ya los parlamentarios no twittean, como antes, los enlaces a sus vídeos. Una muestra de su radicalismo y su actitud inequívocamente subversiva.